Home Page Image

 
 
 
 
 
 
 


1929 Parte del general Cedillo al general Amaro comunicando la muerte de Enrique Gorostieta, jefe militar de los cristeros.

Junio 3 de 1929

ATOTONILCO EL ALTO, Jal., 3 de junio de 1929.- Gral. de Div. Joaquín Amaro, Srio. de Guerra.

Lo saludo muy respetuosamente y tengo el honor de participarle que ayer fue batido por fuerzas del 42º. regimiento, al mando del C. mayor Nungaray, cuyo regimiento es a las órdenes del C. general de brigada Pablo Rodríguez S., jefe del cuarto sector, el llamado jefe supremo de la rebelión fanática Enrique Gorostieta, habiendo sido muerto este y hecho prisionero todo el estado mayor del mismo, que tengo en mi poder. Cadáver de éste está perfectamente inyectado en esta plaza, permitiéndome consultarle si juzga conveniente activar se mande a esa capital para que sea entregado a familiares que residen allá, así como también para que la llamada Liga Defensora de la Libertad Religiosa se dé cuenta que su llamado general en jefe ha caído en poder de nuestras fuerzas. También le participo que del 30 a la fecha han sufrido derrotas continuas las gavillas de fanáticos. Creo cumplir mi palabra de que para el día 15 corriente dejaré en perfecta paz la región de los Altos, encomendada a mi cuidado.- Respetuosamente.

General Div. Jefe de la Div. del Centro, S. Cedillo.

 

Respuesta del general Amaro, Secretario de Guerra.

MÉXICO, D.F., 3 de junio de 1929.- C. General de División, Saturnino Cedillo.-JOM.- Atotonilco, Jal.

15 N.- Correspondo su saludo y le participo que al recibir su telegrama inmediatamente di cuenta con el señor Presidente de la República, quien personalmente por mi conducto y el suscrito felicitan a usted por el triunfo obtenido por las fuerzas a su digno mando con la captura y muerte del llamado jefe supremo de la rebelión fanática, Enrique Gorostieta, pues precisamente hoy en la mañana en telegrama relativo manifesté a usted que si se lograba el exterminio de este bandolero y del cura Pedroza, terminaría la rebelión fanática, por cuyo hecho le repito mi personal felicitación, y el señor Presidente ordena que debe usted mandar el cadáver del referido Gorostieta a esta capital para entregarlo a sus familiares. Con respecto al personal del estado mayor de este bandolero, que fue hecho prisionero, debe usted detenerlo en su poder para que, aprovechando estos elementos, vea si es posible que los demás cabecillas se presenten al gobierno. Así como que le proporcionen todos los datos necesarios y la combinación de todo el movimiento fanático, con objeto de que le sean de utilidad para la completa pacificación de la región que es a su cuidado, manifestándole que su telegrama se da a la prensa por medio de un boletín especial para que sea publicado hoy mismo. Le agradeceré que la felicitación del señor Presidente de la Republica, y la de esta Secretaría le haga extensiva al jefe y tropa que combatió contra el cabecilla citado hasta lograr su muerte, así como a las demás fuerzas que son a su digno mando.

Afectuosamente, Gral. Div. Srio. J. Amaro.