Home Page Image
 

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 


 

“El pasado no es el vaporoso fantasma que se desvanece apenas se le evoca. Quien así piensa no comprende que lo verdaderamente fantasmal no es el pasado, sino el presente que permanece lo que un pestañeo para de inmediato sumergirse al infinito gozo de lo pretérito.Ignora pues, que el hombre, a lo largo de su vida, está más lleno de lo que fue, que de lo que es o lo que será.”
(Archivo Carlos Sigüenza y Góngora)

 

La Memoria Política de México es el resultado de un esfuerzo iniciado hace más de diez años con un propósito de divulgación de nuestro pasado político, tan importante en tiempos de crisis, cambio y búsqueda, como los que estamos viviendo en las últimas décadas, en los que nuestra historia ha de ser ancla y vela para transitar por el turbulento siglo XXI y perdurar como nación soberana, en un contexto de globalización que lo mismo destruye al planeta, que arrasa identidades nacionales y memorias históricas.

Se compone de tres partes: la primera recoge los documentos más importantes que configuraron nuestro desarrollo histórico, desde la adopción del liderazgo cristiano de los Reyes Católicos y su apoyo a Cristóbal Colón para que emprendiera su viaje de descubrimiento, hasta el discurso de toma de posesión de Vicente Fox como presidente de los Estados Unidos Mexicanos y la respuesta del EZLN y el PRD. Asimismo, comprende textos de entidades políticas extranjeras que tuvieron relevancia en nuestro acontecer político, principalmente de España, el Vaticano y los Estados Unidos.

Son casi tres mil documentos que incluyen las principales cédulas reales, ordenanzas, leyes y aun bulas papales que tuvieron que ver con la Nueva España y después con México, así como el texto completo de todas las Constituciones que han estado vigentes en lo que ahora es nuestro país, desde el Estatuto de Bayona hasta la de 1917; contiene también, los más relevantes planes políticos, lo mismo el de Iguala que el de Ayutla, el de San Luís, el de Ayala, el de Guadalupe, el de Agua Prieta y demás que sustentaron las rebeliones en los dos pasados siglos; asimismo recoge ensayos y discursos políticos que trascendieron el momento en que fueron escritos.

Los textos están clasificados en periodos: Gestación e Independencia (1492-1821) que comprende la conquista, colonización, institucionalización del virreinato y termina con el proceso de independencia. Del Imperio a la Dictadura (1821-1854), considerado como un periodo en el que se prolongan las estructuras coloniales que se disfrazan de Imperio y hasta que inicia la Reforma; se caracteriza por inestabilidad promovida por clérigos y militares en defensa de sus fueros, constantes ensayos de proyecto nacional y abuso de las potencias que acuden al despojo de las riquezas naturales de lo que fue la Nueva España. La Reforma (1854-1861) marca un cambio en las estructuras y se caracteriza por la formación real del Estado moderno y nacional en el que el Estado se separa de la Iglesia. La Intervención Francesa (1862-1867) es un periodo en que se forja nuestra capacidad para sobrevivir como Nación y, al cabo del cual, se transita De la República a la Dictadura (1868-1910) cuando tiene lugar un desarrollo democrático que se va perdiendo hasta la completa institucionalización del porfiriato. La Revolución (1910-1982), de la que resulta un Estado activo, interventor y proteccionista, que logra un crecimiento económico acelerado y el mejoramiento de las condiciones de vida de buena parte de la población, pero que termina con la debacle del gobierno de José López Portillo, arrastrado por la crisis energética mundial. Y el último periodo, Cambio de Rumbo (1982-2000), inicia a partir del régimen de Miguel de la Madrid; con él, comienza el abandono del Estado y del nacionalismo, así como el alejamiento de Latinoamérica; se consuma el triunfo del mercado, del libre comercio y del crecimiento económico hacia afuera, para la integración paulatina y subordinada a Norteamérica.

La segunda parte comprende más de mil quinientos sucesos que marcaron el rumbo de nuestra historia política, presentados en forma de efemérides, que a menudo incluyen textos en PDF, relativos al hecho reseñado, tanto como pequeñas biografías –si es el caso- del principal personaje involucrado en el mismo. Frecuentemente, las efemérides están vinculadas a los documentos contenidos en la primera parte, pues pueden referirse a los actos de los que se originaron estos documentos.

La tercera y última parte de la Memoria Política de México está integrada por más de 250 biografías de personajes mexicanos y extranjeros que actuaron políticamente en México de manera relevante.

A fin de facilitar la búsqueda, se añade una Cronología que permite el acceso tanto a los textos y efemérides como a las biografías.

Para aprovechar la tecnología digital, cada uno de los textos, biografías y efemérides cuenta con una o varias imágenes; la mayoría de las más de cinco mil imágenes circula libremente por la Red. En todos los casos, especialmente cuando ya existía la fotografía, se trató de conseguir la imagen directa, de modo que aparecen imágenes que datan de la época de la guerra con Estados Unidos, de la Intervención Francesa y muchas, desde luego, de la Revolución Mexicana.

La presente Memoria llega hasta el 31 de diciembre del año 2000, pues considero que los hechos posteriores aun no pueden ser analizados desde una perspectiva histórica y el actual trabajo dejaría el terreno de la historia para entrar al de la política, de la sociología y de la economía. Opté por seguir enriqueciendo el periodo abarcado 1492-2000, de ahí que la edición en línea se ofrezca como perenne.

Este es en resumen, el contenido de los más de 14,000 ficheros que integran la Memoria Política de México.

Durante la elaboración de la Memoria mantuve presente algo que siempre inquieta a los estudiosos de las ciencias sociales: el problema de la objetividad en la elección de los diversos temas y en el tratamiento de los mismos, aunque coincido con María Victoria López-Cordón en que “la grandeza de la Historia no está en la objetividad sino en la complejidad... [pues] toda Historia demasiado rotunda es tan simple que termina no siendo verdadera”.

Por eso destaco que en la selección de documentos, efemérides y biografiados, escogí aquellos que a mi parecer dejaron huella en la historia de México para bien o para mal, motivados por distintas ideologías, posiciones políticas e intereses económicos. Así, intento ofrecer un muestrario no partidista de lo que han sido la política y los políticos en nuestro país, con toda la objetividad que pude lograr desde mi perspectiva de estudiosa, no de militante, de la política nacional.

También estoy consciente, como escribe Roger Osborne (Civilización) que: "La historia es selectiva por la perspectiva, la educación y la situación social del historiador, por el momento en que se escribe, por la disponibilidad de los documentos, por su conexión con los grandes temas del pasado y por la posibilidad de que haya nuevas revelaciones y nuevos hallazgos".

Con todas estas limitaciones, trato de entregar una fuente de consulta permanente, en la cual los interesados en la historia política mexicana, estudiantes, profesores o investigadores puedan tener acceso a los textos completos que han marcado el rumbo de nuestro desarrollo. Conocerlos es incrementar nuestra conciencia histórica, porque, parafraseando a Ortega y Gasset, vivir históricamente es la manera más humana de vivir, y además, la más responsable.

Mi intención es contribuir, así sea modestamente, al desarrollo democrático de México al difundir aspectos de nuestra historia política como una extensión de la docencia que ejerzo en la Universidad de Guanajuato. Con la Memoria Política de México, trato de aportar conocimientos de su historia al ciudadano común, para que los asimile desde su ideología, ética y circunstancias propias, ya que el saber histórico está vinculado al ejercicio consciente, libre y crítico de la ciudadanía, y quien ignora su historia es más manipulable y puede llegar a ser “carne de dictadura”. (José Manuel Roldán).

Desde esta perspectiva, como obra de divulgación, es a los ciudadanos a quienes va dirigida esta Memoria Política de México. Sé que para el ciudadano común puede resultar difícil la lectura de los textos antiguos, pero como docente, creo con Torres Bodet que "un concepto democrático de la educación no consiste tanto en popularizar lo que no es popular por definición, cuanto tratar de poner las más altas realizaciones del alma al alcance de aquellos que por su esfuerzo sean dignos de conocerlas." Por esto mi pretensión de poner los textos básicos de su historia al alcance de todo el pueblo mexicano en línea en la Internet, pues como escribió Margarite Yourcenar: "nunca se debe renunciar a convencer a las masas", en este caso, de la importancia de conservar su memoria histórica, base de la identidad de los pueblos. También se trata, a la manera de Vasconcelos, “de propagar hechos que lo instruyan, datos que lo informen e ideas nobles que aviven el poder de su espíritu”, y en materia política de "enseñar a los hombres (a los mexicanos) lo que es grande y radiante..." (Hannah Arendt). Por eso quise también recordar y honrar a los personajes que han hecho avanzar nuestra incipiente vida democrática, así como a aquellos que fueron reprimidos por su defensa de los principios y valores de la democracia.

Agradezco al Dr. Javier Corona Fernández, director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guanajuato, su apoyo en la elaboración de esta Memoria y la presentación de la misma que tuvo a bien escribir. De igual manera, expreso mi gratitud al maestro Roberto Salcedo Aquino del Instituto Nacional de Estudios Políticos A. C. por su Liminar de la Memoria.

A pesar de que la carga de trabajo ha estado centrada en mí, quiero agradecer y reconocer a quienes me han acompañado con su apoyo, ayuda, opiniones, donaciones de libros y revistas, colaboraciones, documentos y datos. Agradezco a Ariel Ruiz y Humberto Picazo su ayuda en la investigación de fuentes y datos; reconozco el trabajo técnico, más allá del sentido del deber, de Miguel Ángel Galindo y Ayalí Lara que con entusiasmo convirtieron la Memoria en un portal electrónico y en un DVD, así como la ayuda y orientación que me brindaron José Antonio Arteaga Fernández, José Eugenio Pérez Blanco y Juan Pablo Guevara Silva; y doy las gracias por la revisión del contenido a Francisco Miguel Ortiz, Paloma Sierra Ruiz, Miguel Ángel Gómez Torrecillas, Magdalena Bugambilia de la Selva, José Sebastián López Rodríguez, Diego Velázquez. y Luís Felipe Pérez Sánchez

Doralicia Carmona Dávila