Home Page Image
 
 
 
 
 
 

 


 


El General Mariano Salas toma posesión de la presidencia de la República.

5 de agosto de 1846

Asume la presidencia interinamente, como resultado de la rebelión que tuvo lugar ayer, en contra de Mariano Paredes y Arrillaga, quien ha dejado la presidencia temporalmente a Nicolás Bravo. A mediados de este mismo mes de agosto llegará a Veracruz, llamado por los militares triunfantes, el general Santa Anna, y el día 22 siguiente, proclamará el restablecimiento de la Constitución Federal de 1824.

Durante los meses que ocupará el cargo, Salas pondrá en vigor nuevamente la Constitución de 1824 y convocará a elecciones; asimismo, se empeñará, sin éxito, en obtener recursos para guerra contra la invasión norteamericana. Sin embargo, curiosamente, como si no existiera una guerra que se estaba perdiendo, someterá a concurso la instalación en la capital de  un nuevo alumbrado público a base de gas de hidrógeno, intentará establecer academias de idiomas y de historia y propondrá la creación de una biblioteca nacional.

Realizadas las elecciones, sus resultados favorecerán nuevamente al general Santa Anna como presidente y a Valentín Gómez Farías como vicepresidente. Dado que Santa Anna se encargará de la dirección de la guerra contra los invasores norteamericanos, Salas entregará la presidencia a Gómez Farías el 23 de diciembre de este mismo año.

José Mariano Salas nació el 11 de mayo de 1797 en la ciudad de México. En 1813  ingresó al ejército como cadete en el Regimiento de Infantes de Puebla. Participó activamente en la guerra contra la insurgencia hasta 1821, cuando se unió al Plan de Iguala.

Durante el Imperio de Agustín de Iturbide fue ascendido a capitán. En 1826 defendió el gobierno del presidente Guadalupe Victoria en contra del plan de Montaño. En 1829 luchó contra la invasión del español Isidro Barradas en Tampico. En 1832 fue ascendido a teniente coronel. También participó en la guerra contra la rebelión de los texanos: comandó una de las columnas en el asalto al Álamo, peleó en la acción de Llano Perdido y cubrió la retirada del ejército mexicano en Matamoros, Tamaulipas.

En 1846 encabezó la rebelión a favor del federalismo en La Ciudadela en la capital del país que lo condujo a la presidencia de la República.

En 1847, Salas será ascendido a general de división. Combatirá la intervención estadounidense como segundo al mando del Ejército del Norte. El 19 de agosto de 1847, durante la batalla de Padierna, será hecho prisionero por los norteamericanos.

Tras la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo, Salas será nombrado comandante militar y gobernador de Querétaro.

Durante la guerra de Reforma, Salas volverá a ocupar la presidencia, pero en el bando conservador opuesto al gobierno constitucional del presidente Juárez, del 21 de enero al 2 de febrero de 1859.

En 1863, en plena la intervención francesa, Salas, ya convertido en monárquico, será jefe militar de la guarnición de la Ciudad de México. Y meses más tarde, será uno de los tres miembros de la Regencia nombrados por el general francés Forey, que entregará el poder al emperador Maximiliano I.

Sobrevivirá para ver la derrota del Imperio y el triunfo de la República. Morirá el 24 de diciembre de 1867 en la villa de Guadalupe Hidalgo. Sus restos descansarán en el panteón de Tepeyac.

Doralicia Carmona. MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO