Home Page Image
 
 

 

 

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

 

Informes y ventas en:
memoriapolitica@librero.mx

Tel?fonos:
(55) 41502084
y
63016742

 

 

Comentarios:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 

2014

 


Se consuma la traición: Huerta y Wilson firman el Pacto de la Embajada.

Febrero 19 de 1913

Con el Presidente y el Vicepresidente -Madero y Pino Suárez, respectivamente- presos, a la una de la madrugada del día de hoy, en la embajada norteamericana, Henri Lane Wilson firma con los sublevados y el traidor Victoriano Huerta “El Pacto de la Embajada”, que señala que Huerta, con permiso del Congreso mexicano, ocupará la presidencia provisionalmente y que el gabinete será nombrado por Félix Díaz, pero él no figurará pues recibirá el apoyo de Huerta para postularse y ganar las nuevas elecciones presidenciales que se convocarán próximamente.

Los detalles de esta reunión, los refiere el propio Wilson en su libro “Episodios Diplomáticos en México”. Años atrás, en marzo de 1910, Henry Lane Wilson había llegado a México y presentado sus credenciales a Porfirio Díaz como embajador de Estados Unidos durante el gobierno de William Taft. Cuando se presentó ante Díaz tuvo una impresión favorable, pero ésta cambió cuando Díaz no aceptó sus propuestas a favor de empresas norteamericanas; entonces Lane Wilson pensó que la salvación de México era Madero. Sin embargo, pronto cambió su opinión porque Wilson tenía ligas económicas con la familia Guggenheim y ésta a su vez, tenía viejas rencillas por motivos de negocios con la familia Madero que era dueña de empresas en Estados Unidos que competían con las de los Guggenheim. Este fue el fondo de la aversión personal de Wilson hacia Madero. Fue así como Wilson se dedicó a desacreditar sistemáticamente al gobierno de Madero ante el suyo, enviando noticias falsas y tan exageradas que el propio gobierno de Estados Unidos pidió a sus cónsules que por su cuenta informaran de la situación ya que en la mayoría de los casos los informes que ellos enviaban contradecían los de Wilson. Pero fue más allá, con o sin autorización de su gobierno, Wilson promovió el levantamiento de Manuel Mondragón, Bernardo Reyes y su hijo Rodolfo, y Félix Díaz. Fracasado el cuartelazo, Wilson se puso en contacto con Huerta para urdir la traición. Consumada la misma y una vez realizada la detención de Madero el día anterior, por la tarde Wilson había reunido en la embajada norteamericana al cuerpo diplomático, a Díaz y a Huerta; por la noche había anunciado que los conflictos en la ciudad habían terminado. Horas más tarde firmaría el pacto de la Embajada.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.