Home Page Image
 
 
 
 
 
 

 


 


Francisco I. Madero asume el cargo de la Presidente de la República.

Noviembre 6 de 1911

Francisco I. Madero y José María Pino Suárez, toman posesión oficial de los cargos de Presidente y Vicepresidente de la República, respectivamente: “Ciudadanos; si me siento orgulloso de ocupar la Primera Magistratura, es porque el voto popular me ha hecho llegar a ella. Para llevar a cabo mis difíciles labores, necesito que cada ciudadano sea un guardián de los derechos de los demás, y que me ayuden todos para el engrandecimiento de la Patria, por cuya prosperidad debemos luchar siempre unidos.” (Algunos autores indican que la “I” correspondiente al segundo nombre de Madero significa Ignacio en tanto que otros le asignan el de Indalecio; es posible que en su origen fuese Ignacio y que al asumir posiciones religiosas y políticas, para deslindar su relación con corporaciones jesuitas –estudió la primaria en un colegio jesuita- haya optado por Indalecio).

En las elecciones de octubre de 1911, él y Pino Suárez fueron postulados por el Partido Constitucional Progresista; el Partido Antirreeleccionista postuló al mismo Madero y a Francisco Vázquez Gómez; y el Partido Católico, a Madero y Francisco León de la Barra.

Al celebrarse el proceso electoral, el Partido Constitucional Progresista obtuvo la victoria con muchos votos de ventaja. Madero obtuvo 19,997 votos, contra 87 de León de la Barra y 16 de Emilio Vázquez. Pino Suárez, obtuvo 10,245 votos, de la Barra 5, 564 y Vázquez Gómez 3,373 votos. Los votos representaban a un elector por cada Sección de 500 votantes, de modo que Madero obtuvo el triunfo con el apoyo de unos diez millones de ciudadanos.

Antes de las elecciones, los magonistas llamaron a luchar contra Madero porque “buscaba sustituir a una dictadura oligárquica por una burguesa”; siete días antes de su toma de posesión fue expedido el “Plan de Tacubaya”, que desconocía con anticipación al futuro gobierno, anulaba las elecciones, disolvía las Cámaras del Congreso de la Unión y declaraba que su objetivo era llevar a Emilio Vázquez Gómez –hermano de Francisco – a la Presidencia de la República; acusaban a Madero de népota, de traidor al “Plan de San Luis” y de imponer a Pino Suárez y a algunos gobernadores. 

Ya en el gobierno Madero continuará perdiendo apoyos fundamentales al enfrentarse a los campesinos de Morelos y al romper con los hermanos Vázquez Gómez; pero sobre todo, su popularidad disminuirá por la prensa de oposición. A las tres semanas, ya habrá rebeliones armadas: los zapatistas lo desconocerán mediante el Plan de Ayala –importante por su trascendencia social-, y Pascual Orozco encabezará la rebelión más importante de esa etapa.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.