Home Page Image
 
 
 
 
 
 

 


 


Asume la presidencia de la República interinamente el general Miguel Barragán en sustitución de Santa Anna.

28 de eneri de 1835

Será presidente hasta el 27 de febrero de 1836, poco antes de morir en Palacio Nacional de una “fiebre púdrida” el siguiente 1º de marzo.

Miguel Francisco Barragán Andrade nació el 8 de marzo de 1789 en Valle del Maíz. De vocación militar, ingresó al ejército realista en 1810 y luchó contra los insurgentes bajo las órdenes de Félix María Calleja y Anastasio Bustamante. En 1821 se adhirió al Plan de Iguala y comandó la caballería del Ejército Trigarante. El 18 de noviembre de este mismo año, contrajo matrimonio con Manuela de Trebuesto y Casasola, condesa de Miravalle.

En 1822 fue encarcelado por oponerse a la coronación de Iturbide como emperador de México. A la caída del Imperio, fue nombrado comandante general de Veracruz. Desde este puesto se dedicó a atacar el último reducto de la resistencia española, el fuerte de San Juan de Úlua: ubicó su cuartel general en Mocambo y bloqueó la fortaleza con dos embarcaciones. Así, por el hambre y la enfermedad, logró la capitulación del fuerte el 5 de noviembre de 1825, lo que le mereció el cargo de jefe político por el Congreso de Veracruz.

En 1827 sufrió prisión en los calabozos de la antigua Inquisición y después exilio en Ecuador, Guatemala y Estados Unidos, acusado de apoyar el llamado Plan Montaño, que pretendía la prohibición de las reuniones secretas de los yorkinos y la expulsión de Poinsett, representante diplomático norteamericano.

En 1829 el presidente Vicente Guerrero le otorgó la amnistía. Regresó a México para reintegrarse a la política nacional como opositor al gobierno de Anastasio Bustamante.

En 1833 fue secretario de Guerra y Marina de los presidentes Antonio López de Santa Anna (del 20 de noviembre al 15 de diciembre de 1833) y Valentín Gómez Farías (del 16 de diciembre de 1833 al 13 de febrero de 1834).

Después viajó por Europa. De vuelta al país sustituyó al presidente general López de Santa Anna en la Presidencia de la República de manera interina.

Reputado patriota, republicano y religioso, durante su administración, la república dejará de ser federal y se convertirá en centralista; también será el primero en tomar medidas para enfrentar la rebelión de los texanos.

Antes de morir expresó su última voluntad: que su cuerpo fuera dividido y conducido a los lugares donde había escrito la historia de su vida. Una parte quedó sepultada en la catedral de México y los ojos en su ciudad natal; el corazón en Guadalajara, las entrañas en la colegiata de Guadalupe y en la capilla del señor de Santa Teresa y la lengua en San Juan de Ulúa.

Doralicia Carmona. MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO